Escapada a Cangas de Onís. Segunda parte, Taramundi.

Escapada a Cangas de Onís. Segunda parte Taramundi.

Al día siguiente, nos despertamos en la estupenda cama del Hotel “Transilvania”. 

Estamos a punto de finalizar nuestra escapada de fin de semana pero no sin conocer Taramundi. Bajamos a desayunar y mientras, vemos caer la nieve sin intención de parar. Pensamos en las siguientes horas en las que nos espera un largo viaje. .

Debido al cambio de planes, y la nevada que está cayendo, decidimos no intentar subir a los Lagos de Covadonga. Nos toca replanear nuestra escapada y consideramos que lo más acertado es volver a casa, y si el tiempo lo permite parar en Taramundi. La previsión meteorológica es más optimista en los límites de Galicia y Asturias.

Sin más discusión iniciamos el viaje de regreso. Al llegar a Vegadeo vemos que aunque las temperaturas son bajas, la cota de nieve es superior a la altitud por donde tenemos planeado movernos.

P1019847-2

Os Castros de Taramundi

Salimos de la autovía y ponemos rumbo a la localidad de Mazonovo, en Taramundi. Cuando llegamos, encontramos el pueblo casi desierto, cae aguanieve y muchos negocios están cerrados.

Tratamos de llegar bajo la lluvia a un poblado castrense que hay en la localidad. Este conjunto histórico tiene especial relevancia cultural pues fue uno de los más importantes castros en las rutas comerciales en época romana. En 2008 el Ayuntamiento abrió una casota antigua como centro de interpretación dedicado al castro que coincidiendo con nuestra visita dominguera encontramos cerrado.

El Museo de Los Molinos de Manzonovo

Sin más demora, nos dirigimos al Museo de Los Molinos de Manzonovo. Pagamos la entrada, pues es un museo de titularidad privada, y nos adentramos en el mundo de la energía hidráulica. El museo es “interactivo”, en la primera sala un video explica el proceso y la evolución del arte de moler grano para la elaboración de pan o como moneda de cambio. En sus salas se pueden accionar sin miedo mecanismos que ponen en marcha diferentes molinos que tiene un efecto real sobre el  grano disponible (trigo, maíz y centeno) y que se convierte en harina. Tras un recorrido por las diferentes épocas, en la última sala encontramos la adecuación de la energía hidráulica para producir electricidad.

P1019879

Museo de los molinos de Manzonovo

  • Página web del museo: www.manzanovo.es
  • Precio: 4,40€ los adultos y 2,40€  los menores de 10 años
  • Horario fines de semana: 10.30h a 18.30h. Más información aquí.

Tras visitar nuestra visita, decidimos buscar un sitio para comer, pero como el día no acompaña, en lugar de pasear, comemos en el restaurante que se encuentra en el propio museo, Mesón Mazonovo. La comida fue aceptable, el precio es económico y la atención es agradable. Disfrutamos de una sopa de cocido y un plato de truchas con jamón frito y patatas.

En realidad la visita a Taramundi estaba planeada como una escapada completa, de manera que tuviésemos tiempo para visitar el pueblo y realizar una ruta por el precioso paraje, pero las circunstancias mandan, quizá en otra ocasión volvamos a intentarlo con este maravilloso lugar.

P1019846

Después de la comida volvemos a casa, cansados y contentos. A pesar de las inclemencias meteorológicas que truncaron nuestros planes, de pasar un poquito de frió y agua, resultó un fin de semana estupendo, que ahora, unos meses más tarde, genera buen recuerdo en mi memoria.


► VER PRIMERA PARTE| Escapada a Cangas de Onís. Primera parte.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *